La contaminación cero: el camino hacia una economía sostenible | NTT DATA

vi., 04 junio 2021

La contaminación cero: el camino hacia una economía sostenible

Es por todos sabido que los coches y los aviones se encuentran entre los principales contaminantes, pero ¿sabía que nuestros dispositivos, internet y los sistemas que los respaldan generan un 3,7% de las emisiones de gases de efecto invernadero? De hecho, según un controvertido informe recientemente realizado por Shift Project, un Think Tank francés, los 167 millones de suscriptores que utilizan Netflix una media de dos horas al día consumen alrededor de 94 teravatios hora (TWh) al año, siendo 200 veces más que las cifras reportadas por Netflix en el año 2019 (0,45 TWh). Todo lo que hacemos, desde encender la luz del baño por la mañana hasta lavarnos los dientes, incluido ver Netflix por la noche, genera emisiones y afecta el medio ambiente.

En un esfuerzo por superar los numerosos desafíos del cambio climático, la Unión Europea ha desarrollado el Green Deal, una estrategia de crecimiento que transformará la UE en una economía digitalizada, eficiente y sostenible, comprometida con la protección del medio ambiente. El Green Deal es un plan robusto y a la vez ambicioso que tiene como objetivo revolucionar y modernizar todos los aspectos de la sociedad y actividad económica europea, comenzando con la reducción de emisiones netas de gases de efecto invernadero para el año 2050.

Para lograr dicha disminución en las emisiones y, a la vez, optimizar muchos aspectos de la economía, el plan destinará fondos para el desarrollo tecnológico y la transformación digital de diferentes sectores. De hecho, sin la digitalización de las actividades y operaciones corporativas en todos los sectores de las administraciones públicas, los objetivos marcados por el Green Deal serían imposibles de alcanzar. Mejorar la eficiencia de las operaciones a través de la transformación digital de los procesos es esencial para reducir los costes de producción y a la vez mitigar el impacto medioambiental.

Para celebrar y dar a conocer las campañas, cada año la Unión Europea organiza el Día Mundial del Medio Ambiente el 5 de junio. Este año, la celebración se extenderá a lo largo de 2 semanas en un evento llamado La Semana Verde Europea 2021. Esta edición estará dedicada a la contaminación cero, tratando temas relacionados con la reducción de emisiones, dando a conocer la causa y otras iniciativas del Green Deal europeo en sectores como la movilidad, la sanidad, la agricultura o la biodiversidad.

Por lo tanto, ¿cuáles son los principales sectores que deben tomar medidas serias con el objetivo de alcanzar la contaminación cero? Además, aunque las ciudades claramente generan emisiones a partir de muchas fuentes, ¿cuánto contaminan las áreas rurales y qué genera la mayor cantidad de emisiones? Resolver el problema del cambio climático requerirá un esfuerzo en muchas áreas, un cambio hacia las energías renovables y una implementación generalizada de las prácticas de sostenibilidad en las ciudades, áreas rurales y negocios.

¿Cómo contribuye la industria alimentaria al efecto invernadero?

Aunque el sector del transporte es considerado como el principal problema respecto al cambio climático, hay otras industrias que contaminan en la misma medida. De hecho, el sector primario es una de las fuentes principales de polución. El sector cárnico, por ejemplo, genera muchas emisiones derivadas de los propios animales, de la actividad en los mataderos o del transporte de los productos finales. La emisión de gases en grandes cantidades no está tan relacionada a otros sectores como la agricultura pero, de hecho, el sistema alimentario mundial es responsable del 21 al 37% de las emisiones anuales.

La solución para reducir las emisiones del sector primario consiste en resolver los problemas de eficiencia energética, a través de una transición hacia las energías renovables. Todas las industrias de este sector, desde la agricultura hasta la pesca y los recursos naturales, están haciendo un gran esfuerzo para pasar de los combustibles fósiles a las energías renovables con el objetivo de reducir su emisión de carbono.

Como parte del compromiso de cubrir la necesidad de grandes volúmenes de energía renovable, se están utilizando nuevas formas alternativas de generar energía verde, entre las que destaca la fotovoltaica. El procesamiento de los residuos generados por las actividades agrícolas en plantas de biomasa es otra manera de generar energía verde en forma de biocombustible, así como la valorización de los desechos del ganado se pueden utilizar para obtener biometano, un gas renovable. De este modo, no solo se genera energía limpia, sino que también se procesan los residuos, siendo esta una actividad con una contribución muy importante en la promoción de una economía circular.

El sector privado y sus emisiones de carbono

¿Sabías que hace solo un par de años 285 grandes compañías estaban generando más emisiones que Francia y España en el periodo de un año? Desde entonces, sólo 76 de esas empresas han mejorado de forma significativa sus prácticas y están en concordancia con los objetivos del Acuerdo de París.

El sector privado, uno de los sectores con mayor impacto sobre el cambio climático, está siendo cada vez más regulado por los gobiernos. De hecho, muchos países exigen que las empresas fijen objetivos más realistas en relación con la emisión de carbono y se comprometan más con el medio ambiente. No obstante, en muchos casos, debido a la naturaleza de sus actividades, ciertas organizaciones necesitan encontrar formas de compensar sus emisiones como, por ejemplo, iniciar proyectos de generación de energía renovable, promover el autoconsumo, invertir en proyectos públicos como parques o bosque, o comprar créditos de carbono.

La revolución del funcionamiento de las ciudades

Existe un intenso debate sobre las ciudades y cómo estas perjudican al medio ambiente. El volumen de contaminación procedente de los vehículos, la energía que se consume y las grandes cantidades de residuos que se generan son algunos de los factores principales que hacen de las ciudades uno de los principales ecosistemas en los que hay que poner el foco en el proceso de evolución hacia una economía verde. El plan “España Puede” está dedicado exclusivamente a modernizar el país y gran parte de los fondos se destinarán a las transformación digital y sostenible de las ciudades.

A nivel europeo, se han desarrollado una serie de proyectos de innovación y de investigación bajo el programa marco H2020. En este contexto, la Unión Europea ha puesto en marcha un conjunto de iniciativas relacionadas con el Green Deal como el proyecto Renaissance, cuyo objetivo es investigar y desarrollar tecnologías que permitan la integración de energías renovables en las comunidades locales. 

Sin embargo, las iniciativas gubernamentales no son las únicas causas de que en el último año se haya experimentado un cambio en nuestra forma de interactuar con nuestro entorno. Los acontecimientos recientes, que han propiciado que por ejemplo se fomente el trabajo desde casa, han remodelado el funcionamiento de las ciudades. Actualmente, cada vez más personas están combinando el teletrabajo con el trabajo de oficina, lo que a su vez reduce el volumen del transporte y de las emisiones procedentes del funcionamiento de las sedes de las corporaciones. Además, la conciencia sobre el cambio climático ha hecho que la gente sea más consciente de los beneficios de utilizar medios de transporte alternativos como ir en bicicleta, utilizar el transporte público o ir en patinete eléctrico. De hecho, los coches eléctricos son cada vez más populares, y los vehículos impulsados por hidrógeno, aún más respetuosos con el medio ambiente, se están abriendo paso cada vez con más fuerza en el mercado.  

Otra iniciativa que ha sido implementada en algunas grandes ciudades y que se pretende instaurar a corto plazo en todas aquellas con más de 50.000 habitantes son las zonas de bajas emisiones, donde el acceso de vehículos contaminantes esté restringido. Asimismo, el límite de velocidad, otro de los factores que influye en el nivel de emisiones en las ciudades, está siendo regulado con el objetivo de reducir el consumo de combustibles fósiles y el volumen de emisiones, permitiendo además que otros transportes como las scooters o bicicletas sean compatibles a la hora de circular por las calles sin riesgo. No obstante, el plan España Puede no se destinarán solamente a las iniciativas del transporte, sino que incluye otras iniciativas encaminadas a proteger y restaurar los hábitats naturales y a mejorar las infraestructuras de las ciudades para hacerlas más sostenibles. En este línea, se están poniendo en marcha muchas iniciativas encaminadas a la construcción de nuevas viviendas teniendo en cuenta los estándares de sostenibilidad. La introducción de materiales  y técnicas de construcción sostenible, de luminarias, ascensores y electrodomésticos de bajo consumo o de sistemas inteligentes para controlar la luz en los espacios comunes contribuyen a la reducción del consumo energético y, por tanto, de las emisiones derivadas de la generación de la energía.

Además, las iniciativas no están limitadas solo a los edificios de nueva construcción, sino que también ponen el foco en los proyectos dedicados a la rehabilitación de los ya existentes. La mejora de aspectos como el aislamiento térmico, la instalación de energías renovables para el autoconsumo o la implementación de medidas que incrementen la eficiencia energética puede reducir las emisiones hasta en un 80%.

Por qué la administración pública es vital en la lucha contra el cambio climático

En efecto, hay muchas iniciativas y proyectos que están digitalizando muchos sectores con el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. No obstante, la transición a un modelo sostenible y una economía resiliente y circular es imposible sin el apoyo administrativo, tanto de los gobiernos como de la administración pública y las grandes corporaciones.

El Plan de Transformación y Resiliencia, una importante iniciativa del gobierno de España, destinará fondos a una transformación digital general de las administraciones públicas con el objetivo de incrementar la eficiencia en el control, la supervisión y la regulación de operaciones llevadas a cabo por las organizaciones de la administración pública. Si bien es cierto que una digitalización del sector público mejorará tanto la actividad de las administraciones como la experiencia de los ciudadanos, también mejorará las emisiones de carbono de los negocios.

Las administraciones deben mejorar su capacidad para regular y controlar industrias, asegurándose de que estas se adapten a los objetivos de sostenibilidad. Su objetivo también debería ser buscar inversiones de empresas que generan la mayor parte de las emisiones para que las reduzcan y compensen. Sin un sector público moderno y digitalizado, que no solo implemente regulaciones relacionadas con los proyectos de sostenibilidad europeos, sino que también las refuerce, la lucha contra el cambio climático es imposible.

Las iniciativas europeas y locales son los principales catalizadores en el esfuerzo constante por reducir las emisiones de efecto invernadero en todos los sectores. Únete a los eventos virtuales que se organizan a lo largo de la Semana Verde de la UE de 2021 y conoce los numerosos proyectos encaminados a lograr una contaminación cero y cómo, juntos, podemos ayudar en la lucha contra el cambio climático.